El Amor, la ira y el odio

Publicado: 7 marzo 2011 en Reflexionando.....
Etiquetas:, ,

Se podría decir que el Amor, la ira y el odio son lenguajes.

Para comprender mejor esto, digamos que el lenguaje es el “vehículo” mediante el cual se transmite “algo” que posteriormente se puede convertir en conocimiento o no.
Tal vez no sea la mejor descripción del término “lenguaje”, pero desde luego servirá para lo que se quiere expresar en estas líneas.
Sin duda, el lenguaje no son solo palabras.
Existe un lenguaje mental formado de sensaciones a las que hemos puesto nombre.

El Amor es un lenguaje universal y primario.
La ira es un lenguaje universal y secundario.
El odio es un lenguaje universal y terciario.

Se utiliza el término “primario” cuando algo es genuino y no requiere de ninguna causa previa para su aparición y desarrollo, puede aparecer por si mismo de forma espontánea.
Se utiliza el término “secundario” cuando lo que aparece (ira, por ejemplo), es el resultado de algo anterior y sin ese algo anterior no puede darse.
Se utiliza el término “terciario” cuando lo que aparece (odio, por ejemplo), es el resultado de al menos dos factores anteriores que han requerido un juicio previo y una decisión final.

Para observar esto por uno mismo, hace falta progresar en la introspección y observar como surgen tanto unos como otros.
De donde nacen, como permanecen, como se desarrollan, como crecen, como se alimentan, como intentar perpetuarse…etc.

Puede alguien pensar que el odio también es un leguaje primario, pero no lo es.
El odio es terciario, pues para Amar no es necesario un conocimiento previo ni un juicio ni una valoración anterior de la otra parte (de la parte objeto del odio); mientras que para odiar si es necesaria una razón previa o un conocimiento anterior (aunque sea un rasgo cultural, por poner un ejemplo), y con ese conocimiento, posteriormente aparece un juicio y una comparación que derivarán en el odio (que podrá permanecer o no).
De esta forma, aunque universal (porque todas las personas han sentido odio alguna vez), no es de orden primario pues requiere unas circunstancias anteriores.

A su vez, la ira que podría parecer también una sensación primaria, tampoco lo es.
Aparentemente se muestra sin un desencadenante previo, pero de hecho hay un desencadenante y aunque es sutil, es perceptible y observable.

Solo la ira es voluntaria.
El Amor Incondicional no se puede sentir si la mente no está preparada, pero todos podemos mostrarnos irascibles con mayor o menor facilidad.

La ira genera un movimiento negativo.
El Amor Incondicional mejora el mundo.
La ira y el odio sugieren separación y fraccionamiento.
El Amor Incondicional busca la unidad.

Mediante el Amor Incondicional uno se olvida de si mismo, pues a pesar de que las sensaciones que se perciben son extremadamente intensas, gratificantes y serenas, estas no buscan perpetuarse y no se refuerza el ego ni la búsqueda de placer y por esto se puede acallar momentáneamente el “yo”.
El Amor Incondicional no es una acción, está más allá de cualquier acción, es más una sensación, un presentimiento o una intuición que desaparece cuando es percibido.
Cuando es percibido cambia, ya no es Amor Incondicional.

Al principio es parecido a una Compasión absolutamente libre de juicio y/o comparación.
Ojo, digo Compasión, no pena, cuidado con esto.

Cuando uno siente pena, la mente cree que el sujeto está por encima del destinatario de nuestra pena (aunque sea de manera inconsciente).
La pena es un sentimiento digno pero mediocre, no es puro, si siquiera es saludable.
No ayuda al otro y para uno mismo puede llegar a ser demoledora.
La pena no es útil.

La Compasión en cambio va dirigida a alguien a quien no se ha juzgado, no es lástima. La lástima es similar a la pena.
Es simplemente Compasión, no requiere explicación ni tampoco argumento para justificarse. Está ahí y así es percibida.
La Compasión es un sentimiento extremadamente puro y quien la siente, percibe a la vez una gran urgencia por participar en la resolución del conflicto que ha hecho florecer esa Compasión.

El Amor Incondicional comienza sus primeros pasos con esos presentimientos de compasión hacia algo o hacia alguien.
El sentimiento es tan genuino que no aparecen preguntas en la mente sino la intención clara de identificarse con el igual y dar sin esperar nada a cambio. (Digo identificarse, no compararse).

Esa Compasión, una vez comprendida y cultivada se convierte en Amor Incondicional hacia todo y hacia todos.
No puede haber excepciones, si las hay es que algo ha ido mal y el camino y el fin no son los correctos.

La ira y el odio pueden conducir a la paz, esto es posible, pero la paz nunca conduce ni a la ira ni al odio.

Anuncios
comentarios
  1. ava dice:

    Dices: El Amor Incondicional no es una acción, está más allá de cualquier acción, es más una sensación, un presentimiento o una intuición que desaparece cuando es percibido.
    Cuando es percibido cambia, ya no es Amor Incondicional.
    No entiendo muy bien esto. Entiendo el amor incondicional cuando por ejemplo estas con tu pareja y das sin esperar nada a cambio, una sensacion de union total.
    Pero, entonces cuando te das cuante de esa sensacion, ¿esta desaparece?

    • Hola Ava,
      Analicemos tu apreciación.

      “Entiendo el amor incondicional cuando por ejemplo estas con tu pareja y das sin esperar nada a cambio, una sensacion de union total”

      El Amor incondicional del que hablamos aquí no está relacionado con una pareja (no puede estarlo), tu tienes muchas ideas preconcebidas, juicios y sentimientos hacia (y/o contra) esa persona que es tu pareja.
      Su papel es el de tu pareja, teneis intimidad, cuestiones que os afectan a ambos, estais caminando un sendero juntos….

      En definitiva, teneis una relación que hace dificil que surja un sentimiento de Amor incondicional como el que estamos intentando expresar aquí.
      Podría surgir, pero no por el hecho de que sea tu pareja.
      Igual que podría surgir hacia cualquier persona, cosa, lugar o circunstancia.

      El Amor incondicional no es intencionado, tu no puedes hacer nada para que aparezca.
      No puedes sentir Amor incondicional voluntariamente por algo o por alguien.
      El A.I. no puede estar sujeto a una relación con otra persona.
      El A.I. ni siquera está sujeto a la existencia de la persona que lo percibe y desde luego, no depende de ella.

      Simplemente es por si mismo, la persona lo puede percibir desde el plano fenoménico, pero le trasciende por completo.

      Cuando uno siente Amor incondicional, EN EL MOMENTO DE SENTIRLO, no lo nota, solo lo nota después, cuando es juzgado y observado como algo grato, como un sentimiento genuino que busca la unidad de uno con el resto, la unidad de uno con el Todo.
      Al ser observado, deja de ser Amor incondicional para ser un concepto que está siendo valorado y cuantificado, eso es lo que quiere decir que desaparece.
      En el momento en que hay un observador, el A.I. deja de serlo.
      No se si me explico, tiene que ser más un sentirlo que un explicarlo con palabras…..

      Una vez que lo has sentido a menudo, lo puedes observar sin calificarlo y sin nombrarlo, entonces puede llegar a fijarse y convertirse en una plataforma para ver el mundo desde un punto de vista imparcial y amable, sereno y ecuánime.
      El A.I. es práctica en si misma. Es meditación pura, es la esencia del sentimiento.

      Ava no puede sentir Amor incondicional, solo el Ser puede sentirlo.
      Julián NO puede sentir amor incondicional, solo el Ser puede sentirlo.
      De hecho, el Ser ES esencialmente Amor incondicional. ¿Que otra cosa puede ser?.
      Cuando Ava o Julian se dan cuenta (o piensan) que han sentido A.I. ya es la mente intelectual la que está hablando y charloteando.
      El Ser estaba antes, SIENDO, en silencio, mostrándose sobre los pensamientos.

      No puede haber unión total entre dos entidades distintas.
      Ese es uno de los principales errores que se cometen, uno cree ser un individuo independiente de todo.
      Preguntate quien eres.
      Pero no desde el plano intelectual, sino desde lo más profundo de tu ser.
      Si se realiza esta pregunta, ¿quien está haciendo la pregunta a Ava?

      Reflexiona sobre esto si así lo deseas (y si tienes tiempo 🙂 Se que hay otras prioridades.).

      Cuando sientas A.I. lo sabrás, no habrá dudas.
      Es como el que camina buscando el mar.
      Puede tener visiones o espejismos durante el camino, pero cuando llegue al mar, lo sabrá, porque podrá bañarse en él y el mar le rodeará por completo.

      Abrazos.

  2. JUAN CARLOS dice:

    Estimado discipulodiscolo:

    Quiero manifestarte que tus textos son un buen objeto que sirve, una vez digerido, para llevarlo a la práctica.

    Como ejemplo está el post del que surge “solo observar”, sin juicios; observar el movimiento externo de la vida cotidiana y en ese campo “ver” como en la mente comienza a surgir todo tipo de “pensamientos” que refieren a aquello que acabo de observar; “ver” como aparecen todo tipo de pensamientos y no darles ningún crédito para desarrollarse y crecer.
    Lograr que solo se diluya en el silencio…y lograr el silencio de la mente.

    “El Ser estaba antes, SIENDO, en silencio, mostrándose sobre los pensamientos”

    Gracias por tus reflexiones!!!

    Namasté!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s