Conversaciones_4

Publicado: 17 mayo 2011 en Conversaciones
Etiquetas:

Pregunta:
Usted dice que yo no puedo hacer nada por liberarme, que no puedo hacer nada para alcanzar la iluminación.
En ese caso… ¿Todo esto para que vale?.

Respuesta:
Bien, le agradezco su pregunta.
Es importante.
Podemos plantearla de otros modos si no le parece mal, en realidad es la misma pregunta, aunque no se lo parezca….
¿Por qué no está usted satisfecho completamente con su vida aquí y ahora?
¿Qué le hace buscar algo que usted llama iluminación?
¿De qué debe usted ser liberado?
¿De qué o de quien huye usted?

Algunas personas esperan que uno pueda hacer algo por ellos, cuando ellos mismos ni siquiera saben cuales son los problemas que les atenazan y les impiden vivir con fluidez ante aquello que surge a cada momento.
¿Que es aquello que le produce sufrimiento?
Ese es un ejercicio personal que cada uno debe hacer de forma individual e introspectiva. De forma muy íntima.
Hay personas que perciben la vida como un continuo ataque personal hacia ellos.
Es el riesgo de la mirada egoica.
Su resistencia, y permítame decir, su ignorancia, es tal que consideran que todo aquello que acontece ocurre para que ellos sufran.
Tan dañina puede ser la mente. De hecho lo es.
Mire a su alrededor, dígame cuantas personas ve felices, completa y absolutamente felices.
Cuidado, que una persona feliz no es una persona que carece de problemas. Se pueden tener problemas y ser feliz.
Dígame cuantas personas ve con gesto sereno, sin crispación, sin miedo, sin tensión, sin la frente contraida.
Observe a lo largo de varios días….
Verá pocas, se lo aseguro. Tal vez una, tal vez ninguna. Obsérvelo usted mismo….
Haga el esfuerzo de prestar atención a ese detalle, se dará cuenta de muchas cosas.

Hay personas que no ven ni el vaso medio lleno ni el vaso medio vacío, son personas que ven el vaso roto.
Todo esto entonces vale para que esa vida que uno lleva, sea más ligera, no sea tan dolorosa, sea más llevadera, más relajada, porque uno comprende por qué ocurren las cosas y si esa comprensión es alcanzada por uno mismo, de pronto hay un nuevo punto de vista que permite que los problemas pierdan su importancia o al menos cambien su aspecto.
También cambia la forma de verlos, cuidado que no hablo de resolverlos ni de padecerlos ni de enfrentarse a ellos; digo de verlos, de percibirlos, cambia la forma en que los problemas son percibidos, y eso repercute directamente en la manera en que reacciona la mente ante esos problemas.
Al fin y al cabo eso hace que usted viva mejor, que sufra menos.

Si usted no sufre con nada, ENHORABUENA. Es extraordinario. Si usted no tiene sufrimiento físico ni psicológico es usted un ser verdaderamente afortunado. No se imagina cuanto.
Pero tengo la certeza de que si eso fuera así, esta conversación no estaría llevándose a cabo.

En otro orden, hay metas distintas, pero la primera es minimizar el sufrimiento de las personas que buscan algo.

Todo el mundo busca algo, si usted no buscara nada no estaríamos hablando.
Sería un ser plenamente estable, equilibrado, ecuánime y feliz.

Pero no lo es. Por eso busca.
¿Y que busca?
Indague que le hace daño y porque siente ese daño.

Indague si ese daño le proporciona algo más que daño y tal vez esa sensación se ha convertido en un hábito, en un seguro, en un refugio.
Indague que hay ANTES del daño.
Indague que hay entre usted y el daño que siente, físico o psicológico, sobre todo psicológico.

Probablemente encuentre que es usted mismo quien se inflige ese castigo continuamente. Pero ahora no lo ve, no lo percibe así.
O tal vez uno esté equivocado, esto sería bueno. Porque así usted no sufriría.

Bien, no se culpe, esto puede llevarnos a algo positivo. Por eso estamos hablando.
Para eso estamos hablando.
Utilizando un símil, podemos decir que mucha gente camina en círculos por la vida.
Circulan, dan vueltas y vueltas, pero no reconocen el camino andado, a pesar que se repite una y otra vez.
Si uno observa verá las repeticiones, comenzará a reconocerlas y notará las reacciones que se producen cuando se perciben esas repeticiones.
Entonces hay un cambio, hay un antes y un después.
Comienza la búsqueda.
No sabemos por qué, pero uno nota que algo no va bien, que debería ir mejor, que debe haber algo por ahí fuera que resuelva mis problemas.
Y entonces ocurre.

HEMOS ENCONTRADO LA CLAVE !!!!!.
Y nos ponemos a caminar en círculos en el sentido inverso.
Imagínese el chasco cuando uno se da cuenta.

Pasado un tiempo, observamos que a pesar de caminar “distinto”, que nuestra actitud ante las cosas y la vida, y los problemas, es diferente, algo sigue yendo mal, pues no hemos encontrado lo buscado (que todavía no sabemos lo que es).

Y entonces, uno lee, uno escucha, uno indaga, uno estudia, uno medita, uno escucha esto, lee lo otro y puede que entonces, solo tal vez, comience a salir de ese círculo, ya da igual la dirección o el sentido, habrá salido del círculo y no volverá a ver lo anterior. Porque ya no habrá ni dirección ni sentido.
Podrá haber otros círculos más adelante, de hecho los habrá, pero serán distintos y reconocibles en cuanto aparezcan.
Cada vez uno va adquiriendo más soltura en esta actitud, cada vez se encuentra uno más cómodo, hasta que llega a pensar ¿Cómo he podido vivir de otra manera toda la vida?

¿Hacia donde camina?
Da lo mismo.
Ha salido de la rutina, ha salido de los pensamientos mecánicos, ha dejado de ser un autómata que reacciona y comienza (solo comienza) a tomar cierto grado de control.
Para eso sirve todo esto.
Para darse cuenta.
Para salir del círculo.
No importa donde llegue usted, ese es otro problema, ese es otro asunto. Importa salir.
No se preocupe todavía de alcanzar nada. Si lo hace ya estaría anticipando y creando deseos, anhelos y metas.

Y AÚN NO HA SALIDO A CAMINAR !!!!.
Está en la casilla de salida, reflexione.
¿Qué quiere hacer?
¿Qué le sujeta las piernas?
¿Por qué sigue dando vueltas?

CAMINE.
Este viaje no es planificable, porque donde va a llegar solo lo sabrá cuando llegue y solo usted podrá caminar su propio camino.
No hay ejemplos a seguir, no hay quien pueda meterse en sus zapatos.
Puede quedarse quieto, seguir en círculos o caminar hacia fuera o hacia dentro, o hacia arriba o hacia abajo.
¿O no puede?
¿Quién le pone los límites a uno mismo?
Decida usted, reflexione usted.
Reflexione intensamente sobre quien le pone los límites a uno mismo.
Gracias por su pregunta.

Anuncios
comentarios
  1. Rosario dice:

    graciAS!

  2. ava dice:

    Muchos se meten en la meditacion para lograr una supuesta “iluminacion” pensando que es un estado de felicidad absoluta, practicamnte de extasis. Despues de llevar un par de semanas se decepcionan por no “lograr” ese estado “deseado”.

    Yo no creo que la iluminacion sea un estado de extasis, si no simplemente (como lei en un libro) es un estado de no sufrimiento. Puedes sentir dolor pero no sufrimiento.
    Este estado no esta nada mal…si no sufres puedes disfrutar al maximo de tu alegria, de tu amor, de la vida. Ante esta situacion podriamos decir que se ha alcanzado la felicidad.

    Algunos consideran que buda es el unico que pudo alcanzar la iluminacion total. Bueno yo me conformo con alcanzar la mitad d elo que alcanzo el.

    Y aqui es donde viene el probema, meditamos para alcanzar un objetivo. El no sufrimiento y por ende la felicidad. Nos olvidamos la meditacion no es un camino para lograr un objetivo. La meditacion es el objetivo.

    Discipulodiscolo esta muy acertado en esta exposicion(como siempre).
    Caminamos en circulos, como si tuvieramos un piloto automatico. No nos gusta ese camino pero es el que seguimos porque asi lo hemos hecho antes. De repente te das cuenta de que puedes salir de ese circulo a otro mejor. Pero no sabes como.
    Investigas, y muchos libros y maestros te explican como salir. Lo intentas, crees que empiezas a salir del circulo y de repente te das cuenta de que sigues en el mismo. Esto te genera impotencia, crees que no existen otros caminos (por lo menos para ti) y que todo ha sido un espejismo(pesimismo). Entonces surge el deseo de salir, de cambiar de circulo, direccion camino. Y es este deseo el que te impide salir del circulo.

    Despues te das cuenta de que otras personas igual que tu han roto ese circulo, provocandote asi esperanza (optimismo).

    Lo que quiero decir es que en nuestro camino, a veces nos encontraremos pesimistas y otras optimistas. No abandoneis. Cuando esteis mal seguid trabajando y cuando estes bien aprovecharlo al maximo. Estoy entrando en dualidades (bien vs mal) pero es la unica forma de hacerlo para explicar mi opinion.

    Un fuerte abrazo a todos. Espero que esto os haga reflexionar y si alguien quiere revatir o matizar algo o compartir su punto de vista, bienvenido sea.

    Namaste!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s