Archivos para noviembre, 2014

Uno es preguntado sobre la posibilidad de deshacerse del ego definitivamente……

Inicialmente uno debe determinar si aquello de lo que quiere deshacerse no es uno mismo.
Después debe determinar la forma en la que quiere deshacerse de eso que llama “ego”.
Veamos si se puede explicar esto un poco mejor.
Usted intenta comprender que el ego no es la mente, pero utiliza la mente para comprenderlo.
El ego parece estar en la mente pensante, o ser la mente pensante misma.
Es necesario discriminar esto por uno mismo.
Puede que ambas cosas sean inciertas, puede que lo sean para algunas personas y no para otras, por eso es importante que sea uno mismo quién indague.
Permítame hacerle una apreciación.
Usted pretende trascender el mundo matando al ego, pero quizá, no es capaz de permanecer observando como el viento cimbrea las ramas de un árbol durante un minuto sin distraerse, sin descentrarse.
Quiere dejar de sufrir y ha encontrado al culpable (ego), así que deshaciéndose de él, problema resuelto.
Parece fácil. El ego hace que parezca fácil. Pero no lo es en absoluto.
En realidad no es ni fácil ni difícil, solo es un enredo de la mente.
Quiere matar el ego pero no sabe que es usted.
Empiece por algo más asequible, por algún objetivo más cercano, por ejemplo, por recuperar el asombro que le rodea, por sentir el gozo de lo simple.
Observe y respire con calma. Cuando note que se ha dispersado, vuelva a su respiración (no la controle, simplemente obsérvela).
Esto es más fácil que acabar con el ego.
Si continua si empeño, habrá inconvenientes, porque tiene un objetivo, matar el ego.
Ese objetivo es insistente  (es más que eso, es permanente).

¿Quizá trascenderlo?
¿Vencerle?
Todo es lo mismo.

Comience ese trabajo permitiendo que la vida se exprese tal como es, que se exprese en usted, en su realidad (que no es la mía ni la de otro, es la suya), en su verdad, en su día a día, en las cosas que le preocupan, en las cosas que le alegran.
Vea que ambas son un trastorno posterior a un estado anterior.
¿Cuál era el estado antes de la ira?
¿Cuál era el estado antes de la alegría?
Descarte todos los estados y aparecerá algo.

Si quiere trascender el ego, es que supone que existe.
Si está ahí, ese es el problema, o al menos es parte del problema.
Es el propio ego el que sugiere que se puede acabar con él, es el propio ego el que insinúa que puede desaparecer.
¿Hay mejor manera de perpetuarse en la mente?

Tal vez la clave no esté en deshacerse del ego, quizá no sea posible encontrar un método, un procedimiento para acabar con él.
Es posible que al ser ignorado, no sea percibido.
Uno es más de la idea de que esto ocurre así.
Puede preguntar, ¿Si ignora el ego, eso es acción?. ¿Quién ignora el ego sino el ego mismo?.
Tendría razón, pero solo en parte, dado que el hecho de ignorar es acción, pero puede ser inconsecuente.
Puede ser una acción inafectada, que no cree movimientos en el pensar.

Verá, esto es mucho más complicado de lo que parece, o todo lo contrario.
Si nos enredamos en intentar conceptualizar las cosas, es fácil perderse y echar la vida en prácticas estériles o en soportar un sufrimiento constante sin percibir que el propio “sufrir” es el precio, es el problema, (independientemente de la causa que lo cree).
El ego no se esconde, como mucha gente dice (incluido uno mismo), está bien cerca y bien presente, pero hay que saber identificarle.

Verá, usted tiene una preocupación por su trabajo, ahí está el ego.
Le preocupa que pensarán de usted sus hijos, ahí está el ego.
Teme hacer un viaje, ahí está el ego.
Recuerda con dolor a una persona querida que ya no está, ahí está el ego.
Hace una “buena obra”, ahí está el ego (¿Quién cree que lo etiqueta como buena?).
Se cree mejor persona que otros porque ayuda a los demás. Ahí está el ego.
Medita 10 minutos y cree que es suficiente, ahí está el ego.
Interrumpe a sus interlocutores sin escucharles, ahí está el ego.
Cree que tiene razón sin atisbo de duda en alguna cuestión, ahí está el ego.

Puede permitirlo o no, eso iniciará otros diálogos internos, pero el hecho es que el ego está presente SIEMPRE de una forma más o menos sutil, salvo en el estado de sueño profundo.
Incluso cuando usted tiene sueño con sueños, la persona con la que sueña es usted mismo, usted está identificado como si mismo en sus propios sueños; la idea que usted tiene o querría tener de usted mismo, sus miedos, sus complejos, sus deseos….

Primero hay que entender cómo funciona, para no estar intentando llegar a la luna caminado por la tierra. Como la tiene uno a la vista piensa que puede estar a su alcance, obviamente, como usted sabe dónde está la luna y donde está la tierra, sabe que esto no es posible y le parece absurdo, pero le sorprendería saber la cantidad de personas que intentan hacer algo similar con sus vidas cada día.

Es como echar una caña de pescar a la tierra del desierto. Eso es no entender.

Un maestro, me pregunta por un maestro.
¿Cree que un Maestro puede conseguir que otro deje de sufrir?
Un Maestro le puede enseñar un camino, una técnica, pero SIEMPRE, aparecerá un apego que será un obstáculo, aparecerá una admiración, una necesidad, una dependencia…
Son problemas que nos complican, o quizá no.
Tal vez sea más fácil abandonar una búsqueda que implica tanto esfuerzo, tanto sufrimiento y tan pocos resultados ¿no le parece?
A veces hay que detenerse.

Estar junto a un Maestro puede ser  evocador, estimulante, entretenido, agradable, incluso inspirador. Pero estar junto a un Maestro no le hará Maestro, igual que estar junto a un muerto no hace que usted deje de estar vivo.
Ocurrirán cosas, si, pero no sabe qué ocurrirá, y tampoco sabe por qué ocurrirán; y además delega su propia responsabilidad en manos de otro, esto es delicado, tanto para uno como para el otro.

Una vez se de cuenta de que no puede hacer nada, todo cambiará. Todo se detiene.
No hacer nada no es posible, lo que digo aquí es que comprenda la inutilidad de lo que se hace.

La mente egoica hace que uno venga de recuerdos y vaya hacia deseos, impide el permanecer, impide la estabilidad mental, el silencio de pensamiento.
Hay que evitar escucharla, hay que darse cuenta cuando habla y diferenciarla del estado en que no está presente, diferenciarlo de esos poquísimos momentos en que no había nada, no había ruido, no había pensar.
Si uno constata que lo único que tiene es el instante, toda búsqueda puede terminar (PUEDE).

Anuncios

Novedades y cambios.

Publicado: 4 noviembre 2014 en Sin categoría

Ya lo dijo Thích Nhat Hanh.
Todo llega y todo pasa.
Si comprendiéramos algo tan simple, algo tan evidente, sufriríamos menos y viviríamos con más calma, quizá incluso con plenitud.
Todo tiene su momento, luego cesa, o cambia, o no.
Nada hay que hacer.
Nadie hay que lo haga.

Es el caso de la web http://www.zazen.es ; que tras 9 años de ofrecer recursos completamente gratuitos, va a desaparecer, (solo aparentemente, pues todo es aparente).

Por tanto, es el momento de descargarla completa o hacer las consultas necesarias.

El coste del alojamiento, la propiedad de los dominios, el almacenamiento y otros costes derivados, se destinará íntegramente a proyectos relacionados con asociaciones que trabajan para mejorar la situación de niños y niñas con trastornos del espectro autista (TEA) y síndrome de Aspergen, que un asunto con el que uno está especialmente sensibilizado.

Es poco, pero poco siempre es más que nada.

Quedo muy agradecido a todas y cada una de las personas que durante estos años han dedicado al menos un instante de sus vidas a intentar encontrar un camino y han utilizado los recursos de esta web para ello.

HA SIDO EXTRAORDINARIO.
Gracias.
Abrazos.
Mi Amor es vuestro.