Archivos para octubre, 2011

Si hay percepción total no puede haber un “quien”.
Ese supuesto “quien” está dentro de esa percepción total. Pertenece a ella.
Es una expresión de ella.
En el momento en que uno nombra algo deja de serlo.
Esto se puede apreciar intelectualmente.
Al ponerle un nombre, identificarlo y DIFERENCIARLO, se le cambia, se le modifica, se apropia uno de ello por medio de las palabras y LO SEPARA.
Pero no hay separación alguna.

La palabra no es la cosa.
La palabra no es la cosa.

La mesa no es la mesa
¿Se entiende esto?

Lo mismo es arriba que abajo.
El arriba depende de un observador que se encuentre abajo y el abajo solo depende de un observador que esté arriba.
No hay arriba ni hay abajo.
¿Lo vemos…?
¿Vemos esto…..?

La separación entre el observador y lo observado es una ilusión de la mente condicionada desde hace millones de años.

No se puede percibir la totalidad con una parte de ella y la propia totalidad no puede ser percibida pues abarca e incluye a aquello que cree percibir.

¿Como puede uno percibir intelectualmente lo global, lo completo?.
Lo completo lo abarca Todo.
Uno no puede abarcar el Todo pues es parte de él.
La parte no percibe el Todo.
El Todo desmenuza las partes.

El todo con minúsculas es la expresión de la Totalidad (por nombrarlo de alguna forma).
Lo que uno percibe es expresión de la Totalidad.
Uno es expresión de la Totalidad.
La Totalidad, el Todo con mayúsuculas es todo aquello innombrable e incomprensible intelectualmente que incluye.

No hay separación.
Sin mente no hay separación, la separación es imaginaria. Es ilusión.

Uno persigue esto con la imaginación como un corredor persigue su sombra, pero cuando se haga de noche, pensará que la ha adelantado y no solo cesará su búsqueda sino que estará convencido de haberla alcanzado y rebasado.
Mañana volverá a salir el sol y no entenderá nada.

Así pasa la vida.
Viendo sin Ver.

Anuncios

Pensamiento_19

Publicado: 18 octubre 2011 en Pensamientos cortos
Etiquetas:, ,

A veces hay más Verdad en ausencia de respuesta que en la respuesta misma.

Esta reflexión y este enlace son un pequeño homenaje a India, lugar que amo y al extraordinario trabajo fotográfico de Patrick André Perron, alguien capaz de congelar el tiempo.

Gracias Patrick.

http://www.zazen.es/mwall.html

 

Conversaciones_9

Publicado: 17 octubre 2011 en Conversaciones
Etiquetas:, ,

Pregunta:

Siento una culpa que me impide vivir.
¿Que puedo hacer?. ¿Puede ayudarme?.

Respuesta:

Hablemos de la culpa.
La culpa……
La culpa es como el sufrimiento.
Es un tipo de sufrimiento….

La culpa no es como el dolor.
El dolor es inevitable, la culpa se puede evitar.
El sufrimiento también se puede evitar.
¿Como hacerlo?

Comprendiendo su naturaleza, viendo la razón por la que surge, percibiendo la causa por la que permanece y alcanzando la certeza de que uno nada puede hacer.

¿Que puede hacer usted para nacer en otra parte?
Nada, pues esto es igual, pero hay que comprenderlo por uno mismo, esto no es teoría, es un camino, ensayo-error, ensayo-error, ver por uno mismo.

La culpa es algo inutil, es un sentimiento que no sirve para nada constructivo.
La culpa destruye, inhabilita, deshace, debilita, limita….

¿De que sirve la culpa?
Reflexione y verá que solo causa dolor.
Rara vez produce consuelo, casi nunca.

Si la culpa supone un desahogo o un sentimiento consolador puede ser justificada durante un determinado espacio de tiempo, en otro caso no.
La culpa puede derivar en un sufrimiento que a su vez puede desembocar en una vía de escape de si mismo, pero la culpa por si misma no suele hacerlo.

La culpa debe evolucionar hacia otra cosa, transformarse, tomar una nueva forma de la que poder obtener algo.

¿Cual es el origen de la culpa?.
¿Cual es el origen de esa culpa en particular?.
¿Algo hecho o dicho?
¿O algo por hacer o por decir?

El asunto es que la culpa está ahí y hay que hacer algo con ella.
Es persistente, indica algo.

¿Podemos cambiar algo ahora?
¿Esa culpa está situada AHORA o es algo pasado, algún recuerdo, algo que acarreamos del pasado?
No digo que no sienta la culpa ahora, en este momento, pregunto si la culpa se situa AHORA.

Tal vez su aparición se deba a algo que no salió como uno esperaba.
Esa es la raiz del origen de la culpa, alguna acción, palabra o hecho que no surtió el efecto que uno esperaba. Pero eso no se situa en el AHORA, lo trae uno del pasado, del recuerdo.

Pensando que puede cambiar algo de lo que ES, uno siente la culpa de su mala acción, de su no acción o de lo que cree SU acción o palabra equivocada.
Esto es porque pensamos que los hechos se producen causados por nuestras acciones.

Si “A” lleva a “B” y “B” lleva a “C”, desde “A” llego a “C”, entonces si puedo llegar de “A” a “C” ¿Para que sirve “B”?.
Y ya nos hemos enredado.

A veces esto parece ser así realmente, parece….

Esto es una forma de pensar normal, lineal, pero irreal, es mentira, de hecho “A”, “B” y “C” pueden existir por si mismos de forma totalmente independiente.
Es en la mente donde se realizan esas asociaciones.

La culpa no aparece ahora, depende de una circunstancia anterior no aceptada (no hay nada que aceptar, pero eso puede llegar a verse solo después). El remordimiento es recuerdo, es un pesar íntimo por algo de lo que nos sentimos responsables directos. Eso es la culpa. No puede uno vivir los remordimientos de otras personas y uno no puede vivir la culpa de otras personas.

No hay que aceptar, eso es acción, no hay que permitir, eso es acción también.
Hay que observar, de forma justa, inafectada, en ese caso la culpa no se percibe como se percibe “normalmente”.

¿Que culpa hay cuando uno duerme?
¿Cuando uno muera que culpa habrá?
¿Quien la sentirá?
¿Quien será el propietario de esa culpa?

La culpa no es inevitable.
Para evitarla hay que comprender su origen y si uno no puede cambiar nada dejar que pase, observala, mirarla sin pasión, mirar la palabra, desnuda, su significado no importa, la palabra, ella sola no desencadena nada, ningún efecto, es culpa pura en su contenido que no condiciona, hay que esperar, dejarla estar sin alimentarla.
No retenerla, la culpa no es util, no hay que deshacerse de ella mediante la acción, pues la acción hará que se apegue aún más.

Uno siente la culpa, pero uno no es la culpa.
Uno puede observar la culpa y ver el espacio que hay entre uno mismo y el sentimiento, entre uno y la sensación, igual que ocurre con el miedo.
Hay que sentirlo y luego ignorarlo, verlo ajeno, ese es el camino que uno conoce, no conozco otro y ni siquiera sabe uno si es correcto o tan solo posible.

De cualquier forma, pruebe.
¿Tiene algo que perder?