Entrevista a un ignorante.

Publicado: 12 noviembre 2015 en Conversaciones
Etiquetas:,

¿Quién es usted?

Dependiendo de lo que usted busque eso no tiene ninguna importancia, si busca datos, efectivamente tengo un nombre, una vida, un trabajo, vivo en un lugar…….etc, etc.
Pero eso a usted supongo que le dará igual (o debería), en realidad esa información es totalmente irrelevante para una entrevista como esta.

Estamos hablando porque usted tiene algo que decir, pregunte, pero no se quede mirando la caja, a lo que debe prestar atención es a lo que contiene esa caja, como le digo, que la botella sea verde o blanca, de cristal o plástico tanto da, el agua o el veneno están dentro.

No se quede en la portada de este libro, ábralo y busque, lea, relea, observe el contenido e interprételo.
¿Amargo o dulce? ¿Quién puede saberlo hasta que no lo prueba? Determínelo por usted mismo.

¿Es usted un Maestro?

No, desde luego que no.

Ni lo soy, ni lo he sido nunca ni pretendo serlo, no estoy interesado en eso.
En cierto modo ser esto o lo otro es algo que limita, y se trata justo de lo contrario, se trata de comprender esas limitaciones para poder trascenderlas. Cuidado con las palabras, no las tome al pie de la letra.
Estas palabras parecen indicar que ”transcender” algo es un acto voluntario que depende de uno mismo y/o requiere un esfuerzo, y eso no es del todo cierto.

De cualquier forma si yo dijera que lo soy, ¿en qué cambiaria lo que ES? En nada, no cambiaría en nada.
No se fíe de las palabras, son demasiado creíbles,  es mejor la reflexión personal.
En general, creo que deberíamos hablar menos y reflexionar más.
Para que exista un maestro debe haber una intención de enseñar, y no es el caso, uno es demasiado imperfecto como para pretender enseñar algo.

¿Cómo puedo saber si alguien es un Maestro?

Todo depende de lo que considere usted que es un Maestro, pero a título general, creo sinceramente que no lo puede saber a priori.

¿Cómo sé que usted no me va a engañar?

No puede saberlo, indague por usted mismo y alcance sus propias conclusiones, mi verdad no es la suya ni debe serlo. Sinceramente creo que esa es la única manera de que ni yo ni nadie le pueda engañar.

¿Cómo puede saber uno si está iluminado?

Supongo que alguien en ese estado jamás se haría esa pregunta.
De hecho, no habría nadie a quien hacérsela.
Pero esto lo han dicho otros, no es una experiencia de primera mano.
De lo que estoy seguro es de cuando uno NO está iluminado.

De cualquier forma, en mi opinión, en según qué contextos, la iluminación está sobrevalorada, es sencillamente una meta, un objetivo….  también considero que muchas de las personas que la buscan tan ansiadamente dejarían de hacerlo si comprendieran o sintieran por un instante  lo que significa perder el YO, el protagonista de sus vidas.

¿Qué es la iluminación?

En principio, hasta encontrar algo mejor, el término “iluminación” podría definirse como un estado mental en el que la ausencia de pensamientos es sostenida, pero las percepciones y los sentidos persisten sin causar interferencias con ese estado mental laxo y sin movimiento, sin pensamientos.
Hay atención enfocada en el vacío del propio uno atemporal.
No hay un hoy, ni un ayer, ni un mañana, por tanto no puede haber un antes ni un después. Y por supuesto no hay un alguien que perciba todo eso. Hay un Todo al que pertenecen partes, pero mientras que el Todo está integrado y así es percibido, el resto está  desintegrado, no integrado. Pertenece, pero no conforma.
En ese estado no hay partes, solo hay unidad y uno pertenece a ella, por decirlo de algún modo.
A veces las palabras son un impedimento para entender las cosas, pretendemos reflejar todo con palabras, y la palabra MAR no es el MAR ni puede serlo.

Es importante entender que para esto hace falta una mente, un cerebro, un cuerpo, hace falta nacer y vivir.

Hay gente que piensa que estar iluminado permite levitar y cosas semejantes, hay bastante desinformación al respecto, aunque esto es solo una opinión que muy probablemente será equivocada.

¿Qué puede hacer usted por mí?

Escucharle con profundo respeto y si formula preguntas y conozco las respuestas basándome en mi experiencia, puedo intentar responderlas desde mi realidad y con toda la sinceridad de la que soy capaz de transmitir con unas palabras. Pero en realidad debe saber que ni yo ni nadie puede hacer nada por usted, más allá de lo que usted mismo haga.

Si yo estuviera enfermo. ¿Usted podría ayudarme?.

Puedo escucharle, puedo hablarle, puedo escribirle, puedo ir hasta usted y abrazarle, puedo estar a su lado acompañándole en su sufrimiento, pero no puedo curarle si es a lo que se refiere.

Tenga en cuenta que la desesperación es una situación muy compleja que nos lleva a tomar algunas veces decisiones equivocadas, sea prudente, porque hay demasiadas personas que se aprovechan de las desgracias ajenas.

Y dentro de su enfermedad (de la cual desconozco cualquier dato, ni siquiera puedo saber si es cierta o simplemente es una pregunta), enfréntela o acéptela con la mayor calma posible para que de esta manera,
llegado el momento, pueda tomar las decisiones adecuadas con el mejor criterio posible. En cualquier caso considere que el enfrentamiento y la aceptación no tienen por qué suponer violencia o rendición. Hay que entender el enfrentamiento como un ejercicio de comprensión hacia la enfermedad en sí misma y hacia la situación que provoca.
Generalmente culpamos a la enfermedad de nuestro sufrimiento, pero la enfermedad ignora nuestra existencia, ahí empieza nuestra responsabilidad como individuos para encauzar en la medida de lo posible la nueva situación, para reconducirla.

¿Es usted feliz?

No, rotundamente no.
El estado mental que prima la mayor parte del tiempo no me parece que sea la felicidad ni nada parecido.
Pero de cualquier modo, habría que definir previamente que es la felicidad, puede que lo que para uno sea felicidad no lo sea para otro.

¿Cómo empezó su búsqueda?

Recuerdo que de niño hacía preguntas complicadas, reflexionaba mucho sobre la muerte y la separación, la aparición de conflictos mentales en la mente de un niño o de un adolescente lleva a hacerte preguntas que pueden cambiar la vida. Esto puede ocurrir en cualquier momento, de hecho, yo creo que le ocurre a todo el mundo, pero esas preguntas que siempre surgen tienen diferente impacto en cada persona. En algunas permanecen, persisten con más intensidad que en otras no.

Yo recuerdo percibir sufrimiento en otros, observarlo, de ese sufrimiento aprendí cosas, busqué respuestas, busqué razones, busqué motivos. Y cuando no encontré ninguno quedé desconcertado.
Esto no tiene nada de especial, observar el sufrimiento es como observar la alegría, a mi me llamaba la atención el sufrimiento, no sabría decir por qué.
Buscaba razones para la ausencia, para la muerte, buscaba la justicia que hay en la muerte, es un mal enfoque, es erróneo, pero debe uno darse cuenta por sí mismo, no es fácil transmitir esto.

Durante un tiempo todo tenía que tener una razón, luego dejó de ser así.
Si no hay culpables los creamos, eso es delicado. Pero como digo, debe ser entendido por uno mismo.

Afortunadamente todo cambia, y pasado el tiempo comprendí mediante mi propia experiencia que no hay nadie que tenga la culpa de nada, que nadie arrebata la vida a un enfermo, que el dolor es inevitable pero el sufrimiento no lo es.

Permítame repetir esta frase, es importante, el dolor es inevitable, pero el sufrimiento no lo es.

Esa mente cartesiana y desesperada por encontrar respuestas buscó mucho, pero las preguntas que se hacía no eran correctas y la mente caminaba en círculos continuamente y aún lo hace.
Las preguntas y las respuestas se convirtieron en un hábito mental inútil y agotador.

Recuerdo una conversación con un amigo mío al que tengo por una persona inteligente y sensible.

Él justificaba siempre sus posturas mediante el método científico, y en nuestras conversaciones era muy riguroso con respecto a las cosas en las que creía y en las que no.
Insistía a menudo en que todo lo que no fuera visible, medible, detectable y/o cuantificable, era susceptible de no existir.
En esas estábamos cuando un día  le pregunté cómo veía, medía, detectaba y/o cuantificaba el Amor, la amistad, la compasión, la pena, la comprensión o el sufrimiento.

Volvieron a repetirse las conversaciones en aquellos términos, las recuerdo con enorme gratitud y creo que por primera vez en meses adquirieron una dinámica distinta, útil incluso.
Es importante intentar aprender algo de un interlocutor, siempre es posible y muy saludable hacer esto. Incluso alguien en silencio puede transmitir algo interesante, no todo son palabras. Es importante saber escuchar con limpieza, con calma, con quietud.

A veces es en silencio cuando más información de transmite, porque las respuestas siempre parten del silencio, de la reflexión.

Sin silencio previo no hay respuesta. No puede haberla.

¿Usted que busca?

Inicialmente buscaba dejar de sufrir y dejar de sentir miedo.

No hablo de un sufrimiento físico, sino de un sufrimiento psicológico, continuo, contundente y rotundo que me creaba muchas dudas, preguntas continuas acerca de muchas cosas, de todas las cosas, en realidad. Un sufrimiento que con el paso de los años he visto en muchas personas y que resulta mucho más habitual de lo que podría creerse.

Muchas preguntas son trampas para no encontrar las respuestas, porque están mal formuladas por uno mismo, pero de eso hay que darse cuenta, puede uno estar muchos años caminando en círculos. Es importante alcanzar las certezas por uno mismo, que no se las cuenten, comprenderlas, analizarlas, verlas, darse cuenta, ese conocer íntimo que da saber algo por sí mismo, por la propia experiencia.
Ese es el conocimiento adquirido que resulta más útil.

En general creo que estamos demasiado sobre estimulados desde el exterior y desde el interior.

Todo el mundo busca fuera, las sensaciones vienen del exterior, por eso buscamos fuera, pero las preguntas realmente importantes salen de uno mismo, de dentro.
Sus preguntas no son las mías, por eso es importante el enfoque interno, íntimo y personal de la pregunta.
Debe utilizar su propio lenguaje con usted mismo.
El contenido de su mente solo está en su mente.
Hay que llegar a esas preguntas y ahí se detiene uno.

Dígame tres cosas que haya descubierto con su práctica.

Sobre las cosas que he descubierto con la práctica le puedo decir que hay sufrimiento y que el manejo y la comprensión profunda de ese sufrimiento pueden, tal vez, llevar a la calma. Ese tipo de sufrimiento no se pasa solo, no es una cuestión de paciencia o de olvido, tiene causas y hay que tratar con ellas para comprender en primera instancia las razones de ese sufrimiento.
Trabajar con el sufrimiento es fundamental.
Con el de uno y con el de los demás.
También puedo decirle que si hay alguien responsable de lo que usted siente, ese es usted mismo.

Parece una persona calmada, ordenada, feliz.

Pues se equivoca, usted lo ha dicho, “PARECE”, no confunda lo que parece con lo que es.
Además, fíjese en un detalle; si yo le hubiera respondido que soy feliz, automáticamente en su mente despertaría la esperanza de que usted podría serlo también.
Eso es delicado, sobre todo si espera que esa felicidad venga de fuera, de otra persona, en este caso de quien le habla.

¿Es usted budista?

No, realmente creo que el sediento bebe de todas las fuentes que se encuentra en el camino, beber de una y llenarse la tripa no me parece la mejor opción.

Me he acercado un poco al Budismo en muchas de sus ramas y tradiciones, Theravada, Chan, Zen ó Mahayana, al Hinduismo, al Jainismo, al Cristianismo, en el que fui educado, y cuando se ve todo eso desde una perspectiva exterior, sin intentar defender lo que pretende ser de uno y sin atacar lo que supuestamente es de otro, se observan cosas sorprendentes, son montones de manos que señalan el mismo lugar, algunos miran la manos y defienden su dedo, su señalar, pero hay otros que miran hacia arriba, y se dan cuenta de que no importa el nombre, todo es lo mismo, con matices socioculturales e históricos, pero esencialmente lo mismo.

Dios, Atman, el Ser, Moksha, Presencia, Liberación, Santidad….. Cambia el nombre, pero no cambia el significado.

Ser budista me parece maravilloso, yo soy demasiado imperfecto y ansioso para poder cumplir con las obligaciones budistas, lo digo completamente en serio, con total humildad.

Respeto y admiro profundamente a todas las personas que se entregan a una práctica así, pero no me parece realista llevar ese tipo de vida con la que debo llevar actualmente dadas mis circunstancias personales.
Ponerse un Kesa sin una implicación absoluta es una farsa y una falta de respeto, es un disfraz.

En el budismo Theravada los monjes viven en templos y mendigan su comida, todo eso es un universo de vida que no puede darse aquí en Europa hoy en día.
No concibo un budismo “a medias”, un budismo de martes a jueves de 7 a 9.
Un budismo de gimnasio o de club.
Quizá soy demasiado firme con esta opinión, pero si quieres hacerlo, hazlo bien.
Tal vez no puedas, no pasa nada, acéptalo, permitelo, observalo y continúa.
Pero no te mientas a ti mismo, eso no es bueno, es una farsa.

He visto demasiado mercadeo con la esperanza de la gente y estoy totalmente en contra de ser superficial en este aspecto. Me parece muy delicado que se mercadee con el conocimiento y menos con el sufrimiento y la esperanza de personas que son vulnerables por su situación emocional y/o personal.

¿Cómo se puede encontrar la Verdad?

Si hay algún camino para alcanzar la Verdad supongo que es haciéndose preguntas y encontrando las respuestas por uno mismo.
Aunque no se lo recomiendo, es extraordinariamente frustrante y agotador tener la cabeza pensando continuamente.

¿Cómo definiría la felicidad?.

Como un estado en ausencia de inquietud. Muy parecido a la calma y a la tranquilidad absolutas de la mente. Pero en el momento en que lo nombre en su mente como felicidad, se romperá el hechizo y la situación cambia, pues ha conceptualizado un estado de la mente y eso lo hace el ego no el Ser. Lo hace la personalidad, no la Vida.

Supongo que el Ser, lo que usted ES, puede ser feliz, pero una mente egoica no puede serlo nunca, está demasiado necesitada de experiencias, de obtener cosas, de mantener esperanzas, de alcanzar metas, esa mente no se detiene nunca. Es su naturaleza, no es buena ni es mala, necesita ser entendida para poder ser ignorada.

¿Que se necesita para poder alcanzar la felicidad?.

Pues no lo sé, porque como le digo no me siento feliz, pero supongo que es necesario comprender de donde surge el sufrimiento y de que clase es para poder hacer algo al respecto, y después, tal vez aparezca lo buscado.

A veces la ausencia de respuesta es una respuesta en sí misma, igualmente, la ausencia de sufrimiento puede ser un estado sobrevenido como el que usted nombra con la palabra “felicidad”, pero estamos tan distraídos que no percibimos la felicidad existente, salvo cuando estamos inquietos, alterados o preocupados, y entonces echamos de menos esa calma que antes era ignorada.

¿Cómo ve la sociedad actual?.

Estoy sobrecogido.
Me pregunto qué es lo que estimula ese grado de violencia, que es lo que alimenta ese grado de brutalidad. Pero uno no sabe. Es una pregunta que no ofrece respuesta.
Una pregunta inquietante y presente permanentemente.

¿Por qué existe tanta violencia?.Verbal, física, psicológica…..

Creo que es por el miedo. Casi todo ocurre por el miedo. Tenemos todos una gran responsabilidad, enseñamos de una manera incorrecta. Odia esto, odia aquello, respeta esto, ama lo otro. Pero no nos damos cuenta de que existe la posibilidad de no odiar, de no rechazar, de no repudiar, de no apropiarse de algo y rechazar el resto de cosas, el resto de alternativas, el resto de opciones.
Educamos en la rivalidad, en la competencia, hay que ser el mejor, el primero de la clase, pero no enseñamos a acompañar en silencio a un enfermo, que es una de las experiencias más enriquecedoras que puede haber en la vida.
No enseñamos a escuchar, que es una de las vías de aprendizaje más fantásticas que hay.

Uno se pregunta si puede haber un mundo sin rivales. Es difícil, dado el camino que hemos tomado la sociedad como conjunto.

Se requieren personas comprometidas que tengan acceso a recursos y sean impenetrables a su propia corrupción, y esto es muy difícil. Uno de los objetivos del milenio era la erradicación el hambre en el mundo, algo relativamente fácil si lo consideramos desde el punto de vista económico, pero cuando entran en juego los intereses políticos, de estado, militares….etc, todo se desvanece. Es un mundo perfecto lleno de gente absurda tomando decisiones que afectan a otros y pensando únicamente en mantener su propio prestigio y su estatus personal, pues esa es la realidad que perciben, una realidad personal, individual, no común.

Las personas de a pie no tenemos ni herramientas ni medios para conseguir que cambie nada a un nivel que no sea infinitesimal.

No hay ninguna posibilidad, es desolador.

¿En qué consiste la Práctica?.

La Práctica consiste en dejar de pensar, estar presente y consciente sin que la mente esté enredando, permanecer.
La práctica permite permanecer  en ausencia de quien está practicando. A ese hay que dejarle fuera de la práctica, a ese y a sus neuras, a sus problemas, a sus pensamientos, a sus necesidades, a sus urgencias……etc.

Uno tiene su trabajo, sus obligaciones, su familia, sus aficiones, sus defectos.
¿Toda esta vida agitada y ocupada es compatible con la Práctica?

Tal vez toda esa vida se convertirá en Práctica si el sufrimiento es lo suficientemente intenso.

Generalmente, al menos en occidente, el nivel de práctica se determina durante el paso de los años, dependiendo del problema que se pretenda resolver con dicha práctica.

Es como ir al gimnasio, si uno está muy gordo va más horas. Del mismo modo, si uno tiene problemas, inquietudes, dudas, dependiendo de su intensidad y efectos, así se aplicará a su práctica.

Es decir, no hemos entendido absolutamente nada.

¿Por qué dice que no hemos entendido nada?

Porque no hay devoción en ese tipo de práctica, no hay intensidad ni honestidad, no hay pureza, es simplemente un pasatiempo.
Se pone uno un Kesa y se sienta en el suelo 2 horas y cree realmente que está haciendo Zazen.

Es un hábito, es absurdo pretender algo de este tipo de práctica.

Y eso mata la Práctica genuina, la Práctica es la cosa más sagrada que puede haber.
Es la bala que mata al yo.
Eso es duro, supone un reto continuo, una responsabilidad que si es entendida ofrece un vértigo increíble.

Es una forma de vida, de pensar, incluso de actuar, hasta un lápiz se coge diferente cuando conoces la Práctica. Mucha gente practica sin saber incluso para que lo hace. Es lo más parecido a caminar sin rumbo.

En la Práctica como yo la entiendo, te va la vida. Así de importante es.

¿Cual es el mayor temor que tenemos?

Sin duda, el enfrentamiento con la muerte.
Nuestro mayor temor es morir.
Nadie quiere morir, nadie quiere desaparecer, tememos mucho el sufrimiento pero aún más la muerte, porque el sufrimiento es pasajero o puede serlo, pero la muerte es definitiva. El sufrimiento te da una oportunidad, la muerte no.

Y también tenemos mucho miedo a la pérdida, a la pérdida de un ser querido, por ejemplo.
La mente no está preparada para la muerte, muy pocas personas lo están para recibir su propia muerte, pero al tratarse del fallecimiento de otros, la mente no está preparada por más que ese desenlace sea esperado y previsto.

Tenga en cuenta que la muerte “conduce” (y permítame ser muy prudente con mis palabras), a un estado desconocido.

Pero por otra parte, todos hemos visto fallecer a alguien o al menos es una experiencia que ha sido vivida desde muy cerca, en el entorno familiar tal vez. Convivimos con la certeza de que algún día estaremos ahí nosotros, pero es algo incómodo, y lo olvidamos continuamente, es una huida permanente.
Ese pensamiento causa sufrimiento, causa preocupación…
¿Para qué sufrir sin motivo? Por eso lo “olvidamos”.

¿Por qué sufrimos?

Podemos sufrir de muchas maneras, las principales son el sufrimiento físico y el psicológico.

Psicológicamente sufrimos por el miedo a perder lo que tenemos (esto sería algo parecido a la codicia), por el miedo a no tener lo que queremos (esto sería el deseo) y por el miedo a no alcanzar (que sería la esperanza).

Fíjese con detenimiento que si usted fuera capaz de mantener su mente en el instante actual sin recordar y sin anticipar (salvo cuando fuera necesario y sin que esto le afectara emocionalmente), estaría justo en un lugar en ausencia de sufrimiento. ¿Verdad?

—FIN—

Anuncios
comentarios
  1. Teutsch Daniel dice:

    Buenos dias!Perdona mi ortografia ,no soy español.Me alegra mucho ver que ideas sembradas hace mas de unas decadas en el mundo occidental se hacen cada vez mas conocidas.En mi juventud he leido ,, El camino del zen,,y me impresiono profundamente!Creo que si todo el mundo se tomaria su tiempo para reflexionar sobre nuestra condition humana llegaria a las mismas conclusiones!Gracias por acordarme.que hay otro modo de vida!este fin de semana buscare

    • Hola Daniel.
      Bienvenido.
      Gracias por escribir.
      Tu ortografía es fantástica, no te preocupes por eso.
      Me alegra que algo se haya movido, pero no ha sido por mi, ha sido por ti.
      Recibe un gran abrazo y un cordial saludo.
      J.

  2. […] Lo cierto es que anoche descubrí un blog maravilloso, el de una persona honesta, sensible, en busca de ese despertar. Leí varias entradas y me quedé maravillado y boquiabierto. Inteligente, intuitivo, profundo, valiente, claro, enriquecedor… algunas otras flores podría lanzarle, todas merecidas. Se trata del blog “OBSERVANDO AL OBSERVADOR” y la entrada en cuestión es esta: Entrevista a un ignorante. […]

  3. Hola. Te descubrí ayer, gracias a un comentario tuyo en el blog de Tao. Mi curiosidad me hizo pinchar en tu knickname y llegar hasta aquí. Leí unas cuantas entradas y me quedé maravillado. Transmites honestidad y autenticidad, aparte de exponer las cosas con mucha claridad y frescura. Acabo de publicar una entrada donde me hago eco de esta entrada tuya, poniendo fragmentos. No soy de esas personas que se ponen a rebloguear posts de otros. No exactamente.
    También el blog de Tao es una absoluta pasada. No puedo estar más maravillado, satisfecho y feliz por haberle descubierto. Todo lo que expone y explica, sus vastos conocimientos de budismo y otras disciplinas. Pero más que eso, su claridad expositiva, su profundidad e intuición y su impagable trabajo interior.
    Seguiré leyéndote, sin duda. Me encanta cómo explicas las cosas. Solo quería saludarte si sigues por aquí. Mi entrada…

    ¿Qué es la iluminación?

  4. Ah, apareció el pingback… no había caído en ese detalle.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s